Selvapiana

Selvapiana en tiempos medievales fue una de las torres de vigilancia a lo largo del río Sieve construido con el propósito de proteger la ciudad de Florencia en la frontera noreste. Durante el renacimiento se convirtió en una villa de verano de familias nobles Florentinas hasta que en 1827 fue adquirida por la familia Giuntini, quienes dirigieron la propiedad por 5 generaciones hasta 1997. Desde 1978 Francesco Giuntini nombró a Franco Bernabei de consultor enólogo, hoy en día uno de los consultores más reconocidos para vinos Toscanos, y fue en 1997 que la bodega y propiedad la dirigen hoy en día sus hijos adoptivos Federico y Silvia Bernabei.

Descargar Ficha